A ver que pasa.

Hola de nuevo, si ya se que han pasado meses desde mi último post, a veces los silencios son lo mejor de uno mismo, no ocultaré que me afecta al ánimo la actualidad y esta no hace más que bombardearnos con múltiples señuelos normalmente descorazonadores.

Algo si he aprendido estos meses, a callar, a callar cuando para que te escuchen has de gritar y has de gritar por que el ruido que no es lo mismo que el sonido no permite espacios para el diálogo.

La venta de algo siempre está por encima de los mensajes, la venta de un voto, de una fidelidad, de un valor, de una virtud, de una confianza, todo esta en venta hasta los significados de una buena cantidad de palabras.

Pasa la precampaña, llega la campaña y por fín ¿las urnas? No, volvemos a empezar y así estamos ya con mucho tour de bipartos recorrido sin descanso en el cuerpo.

Su credibilidad a estas alturas ya es algo pertenciente a nuestra historia pero eso curiosamente no los ha hecho retroceder.

Están despepitados, no es por hacer broma con esta palabra tan cachonda, es así como los veo, en una carrera hacía el blindaje de sus posibilidades de gobernar sin importarles ya que les creamos o no.

Confían en sus teles, en sus cuotas de poder en todas las instituciones, en su know how de la supervivencia en los pasillos del poder.

Confían en esos voraces, contínuos chorros de aceite hirviendo que, desde sus almenas mediáticas vierten, sobre todo elemento que pueda competir por lo que ellos consideran su poder, su estado de posesión de la única sensatez.

Y por supuesto en sus simpatizantes, esos que con su estómago agradecido, su fe y una fraudulenta ley electoral hacen casi imposible un cambio de actores claro y continuado.

Nos mantienen en un estado de “a ver que pasa” sin importarles ya que les crea más gente o no. Tienen a la que necesitan (o no #:O) ojalá) para seguir jugando con toda la población.

Crujidos por su saqueo total y encrucijados por ese inmovilismo del “a ver que pasa” mientrás luchan ya sin pudor, por que aquí nada pase que les pueda bajar de su pedestal.

Anuncios