En plena partida.

Voy a sumarme a la muchedumbre de sesudos politólogos y animosos tertulios que nos asedia por la massmedia, esa por todos conocida como madre del mainstream.

Bueno puestos ya en pretexto trataré de definir mi visión sobre la esperada formación de gobierno.

Por un lado tenemos a un parsimonioso vencedor, amargo vencedor añadiría, llamado Mariano al cual le vale hasta con la total soledad con tal de seguir manteniendo a su partido y a ser posible a él al mando. Solo pide un pequeño apoyo o una mínima abstención y a cambio promete no ser él que hasta hoy y dice tener mucho que dar a casi todos. (Por donde no lo sabemos)

En otro lado tenemos a Pedro apuesto lombardo dispuesto a morir cumpliendo las órdenes de un supremo comité general que dicta y supervisa férreo a su dinámico líder.

Pedro va a dejar hacer a Mariano en sus recién reiniciadas relaciones con los infieles independentistas y con los de Albert, no creo que le apoye sin esperar antes a que éste tramo del camino le gaste bien la pila a Marianín.

Si éste no consigue su meta y así ni se ve fecha para la investidura entonces Pedro empezará a maniobrar y/o negociar con Mariano un apoyo para intentarla mientras vuelve a intentar colar a Pablo, otra vez, a Albert, para poner la pelota de las terceras elecciones en el tejado, como no, de Pablo.

Una vez culpabilizado Podemos de todos los males del mundo, veremos si consigue que Pablo y Albert le apoyen juntos de algún modo y entonces veremos si Pedro ya con una “buena” excusa (la misma que la otra vez) se va con Mariano por fín o se adentra en el abismo de una tercera convocatoria a las urnas esperanzado en que todos crean lo malo que es Pablo y lo centrado, solidario a la par que de izquierdas que es él.

Quizá el gobierno esta vez sea secundario para Pedro y con defender su espacio político tenga suficiente, optando por lo que dicen sus más procaces barones y antiguas glorias.

Pablo estará ante la encrucijada de, o con Albert, o elecciones, o Mariano, solo su capacidad de explicar la encerrona y su posición le librarán del asedio que todavía continúa y con razón por que a mi modo de ver la matemática le da las mismas o más opciones de estar en el gobierno que antes aunque eso sea en este momento casi imposible al ser quizás en lo único que están de acuerdo los otros tres, en dejarle fuera.

Así lo veo en este momento aunque no se dentro de un rato. Hasta otra.

Anuncios