Autor: Rafa Moratilla

Acerca de Rafa Moratilla

Inmune a los telediarios, me gustan los disnosaurios y no pienso parar de soñar. Diseñador del día a día.

Un día triste.

Si, hoy lo es, la visión de esos dorados, de esos fajines, de ese claro oscuro tan nuestro que despide el hemiciclo tras largos años de lo mismo se hace dura.
Dura por lo que ha significado en muchas vidas, en la mía también, pero sobre todo por lo que significará. No hemos perdido ningún tren eso es verdad por que ni siquiera parece claro que lo queramos tomar.
Esas cortes no son el reflejo de un país, son un vívido espejismo montado entre las bambalinas del poder de los poderosos. Esos que no se presentan pero mantienen los sillones calientes. Esos que se consideran dueños de todas las cosas, de demasiadas cosas. Esos que con mano férrea manejan a las marionetas que vemos tan preocupadas por su futuro.
Pasará el tiempo y quizá el espejismo se esfume pero no es lo que parece, mas bien al revés, saberlo y tratar de remar contracorriente en lo más cotidiano, es quizá lo único que me queda.

Anuncios

SIN FONDO

Contemporáneos de V.M. de la Tejera

pacz401

SIN FONDO

     Júpiter impasible; hondo el Averno;

Eterna excelsitud; dolor eterno;

Divina crueldad; humano llanto;

Abajo, el fondo del sombrío infierno:

Arriba, el cielo de azulado manto.

      Un tonel; en cansada comitiva

Una mujer y otra mujer derriba

Un ánfora que vierte con trabajo;

Pero el agua jamas llega hasta arriba;

El tonel está roto por debajo.

     Sereno el cielo; impávida natura

En el fondo del alma la amargura;

En lo exterior la calma de lo inerte;

Siempre un oscuro infierno que tortura ;

Siempre un Dios que castiga airado y fuerte.

     Tonel sin fondo ó corazón humano,

Danaides ó pasiones, el arcano

Es siempre igual; es el deseo ignoto

Con que llenar pretende el hombre en vano

Un corazón sin fondo, un tonel roto.

     Sueños de gloria, amantes ilusiones.

Ver la entrada original 112 palabras más

Experimentar o morir.

Hay valores, como la estabilidad que salieron de la física para instalarse en la bioquímica y de ahí han dado el salto a un cierto tipo de “filiosofias” y “fobiosofias” (me acabo de inventar estas dos palabras, espero me permitan la licencia de esta incontrolable costumbre) en las que basan sus mantras fidelizadores casi todos los estados.

Esta estructura narrativa, relatos los llaman ahora los profesionales del sector, en la que en el nombre de un centro idílico que ansia tranquilidad y prosperidad se define, a todo lo que no provenga de quienes dominan ese discurso, como una gran amenaza el riesgo inherente a cualquier cambio y éste se interpreta como la más, estúpida, interesada y atroz, acción suicida.

Puestos en esta tóxica tesitura vuelvo sobre el titular de esta parrafada, si hemos llegado a nuestro nivel técnico a base de experimentos ¿qué nos hace pensar que vamos a progresar como sociedad de algún modo sin predisposición a los cambios inherentes en cualquier proceso evolutivo?

Bueno y como la cosa va de experimentos ahí os dejo mis últimos experimentos con un lápiz digital que me han regalado. No lo controlo mucho y no se si lo acabaré controlando pero ahí ando, hasta la próxima.





Del equilibrio y la lucha por la marca.

Dejar pasar los acontecimientos sucedidos sin escribir alguna de las sensaciones que han dejado estas últimas escaramuzas en Ferraz sería un acto de indolencia por mi parte.

Sin haber estado tentado nunca de votar a nadie hasta el surgimiento de Podemos el dolor sentido por lo que está pasando había que soltarlo y de paso pensar un poco en alto.

En Madrid nunca hemos tenido un Bildu o un ERC, más bien hemos contribuido decididamente a que estos nacieran y ocupen el merecido lugar que ocupan, si no deberían ocupar más aún. Esto no solo pasa en Madrid, muchos otros territorios en la península carecen de estas alternativas políticas tan necesarias para aumentar la participación, el municipalismo y la tan necesaria oferta de proyectos alternativos que se adecuan más al territorio y a su realidad local, en muchos aspectos, que los venidos del aparato bipartito central.

La causa independentista y sus raíces históricas han contribuido a la formación de estas fuerzas cosa que no tenemos en otros sitios, eso ha ayudado a crear allí tejidos políticos más diversos y sobre todo nuevos equilibrios, a mi juicio más eficaces y beneficiosos para la sociedad, para toda la península, más descentralizadores.

Pues bien, eso hace falta en el resto del territorio, quizá donde más se note esa carencia sea en Madrid o quizá sea la que más conozco. La necesidad de ampliar el espacio político, de diversificarlo en busca de nuevos equilibrios es acuciante a mi modo de ver tras los últimos veinte años de tórrida dominación pepera.

Esto me hace volver a Ferraz y pensar que a veces una división puede ser una victoria, una victoria de la diversidad. Lo digo por que además puede venir bien para quitar hierro a una situación que puede ser peor que una división honrosa.

Pero esto no parece que se pueda decidir, parece ser que lo que suceda, sea lo que sea, entrará en el difuso territorio de lo “inevitable”. La lucha por la marca que ya se ha iniciado puede destruir la poca capacidad de ilusionar que todavía conserven y los plazos antes de unas posibles terceras elecciones serán determinantes en la estrategia que quiera vender la gestora surgida de este auto golpe.

Dicen que divide y vencerás pero esto no es así si los separados aprenden a colaborar, eso que hasta ahora los intereses de un viejo nucleo de grandes interesados ha impedido y como vemos seguirán impidiendo con todas sus fuerzas.

La fuerza de la ley electoral fluye a favor del tamaño y lo premia brutal e injustificadamente pero también ejerce de argumento irrebatible para hacer una determinada política, la triste y paternal política que hasta ahora hemos visto en nuestra nonata democracia.

Los caminos hacia la diversidad creo que son también diversos y solo los conoceremos recorriéndolos. Hasta pronto.

Saliendo en razón.

Hablaba con conocidos en la calle, hablaban del tiempo de las cosas domésticas, de pronto una mirada, un comentario bastaba para entrar en una nube de sentimientos guardados, de pasiones, de convicciones, de fantasías, de cosas escuchadas, leídas, de vivencias ajenas, de lejanía. Con miedosas indirectas se tanteaban de política, apresuradamente se despedían, el corazón y la razón con sequías.

En plena partida.

Voy a sumarme a la muchedumbre de sesudos politólogos y animosos tertulios que nos asedia por la massmedia, esa por todos conocida como madre del mainstream.

Bueno puestos ya en pretexto trataré de definir mi visión sobre la esperada formación de gobierno.

Por un lado tenemos a un parsimonioso vencedor, amargo vencedor añadiría, llamado Mariano al cual le vale hasta con la total soledad con tal de seguir manteniendo a su partido y a ser posible a él al mando. Solo pide un pequeño apoyo o una mínima abstención y a cambio promete no ser él que hasta hoy y dice tener mucho que dar a casi todos. (Por donde no lo sabemos)

En otro lado tenemos a Pedro apuesto lombardo dispuesto a morir cumpliendo las órdenes de un supremo comité general que dicta y supervisa férreo a su dinámico líder.

Pedro va a dejar hacer a Mariano en sus recién reiniciadas relaciones con los infieles independentistas y con los de Albert, no creo que le apoye sin esperar antes a que éste tramo del camino le gaste bien la pila a Marianín.

Si éste no consigue su meta y así ni se ve fecha para la investidura entonces Pedro empezará a maniobrar y/o negociar con Mariano un apoyo para intentarla mientras vuelve a intentar colar a Pablo, otra vez, a Albert, para poner la pelota de las terceras elecciones en el tejado, como no, de Pablo.

Una vez culpabilizado Podemos de todos los males del mundo, veremos si consigue que Pablo y Albert le apoyen juntos de algún modo y entonces veremos si Pedro ya con una “buena” excusa (la misma que la otra vez) se va con Mariano por fín o se adentra en el abismo de una tercera convocatoria a las urnas esperanzado en que todos crean lo malo que es Pablo y lo centrado, solidario a la par que de izquierdas que es él.

Quizá el gobierno esta vez sea secundario para Pedro y con defender su espacio político tenga suficiente, optando por lo que dicen sus más procaces barones y antiguas glorias.

Pablo estará ante la encrucijada de, o con Albert, o elecciones, o Mariano, solo su capacidad de explicar la encerrona y su posición le librarán del asedio que todavía continúa y con razón por que a mi modo de ver la matemática le da las mismas o más opciones de estar en el gobierno que antes aunque eso sea en este momento casi imposible al ser quizás en lo único que están de acuerdo los otros tres, en dejarle fuera.

Así lo veo en este momento aunque no se dentro de un rato. Hasta otra.

A verlas devenir.

Vivimos momentos histriónicos, esto muchas veces ha sido la antesala de momentos históricos pero estos momentos tienen algo peculiar, no quieren ser algo pasajero, se están instalando y normalizando su omnipresencia.

Cada día mantienen nuestros niveles de asombro y repulsa en máximos pero a su vez nos instigan a aceptar esas sensaciones y circunstancias que nos presentan como parte de una realidad elegida por nosotros mismos en ejercicio de una interesadamente totemizada libertad, una realidad inevitable y única pero siempre modelada por unos pocos, siempre por los mismos.

El sistema esta haciendo como tememos que un día haga la inteligencia artificial, tomar vida propia y decisiones autónomas al margen de lo que llaman “voluntad popular”.

Quizá las máquinas inteligentes lleven ya mucho tiempo funcionando. Hasta otra.